La Catrina de Otoño: La danza eterna entre la vida y la muerte

Era el año 1875, en el olvidado pueblo de San Agustín, anclado en las profundidades del Sureste de México. La sombra de un amor trágico se cernía sobre las calles empedradas y las casas de adobe que, con el tiempo, se habían tornado grises como los secretos sepultados en sus cimientos.

Miguel Ángel, un joven apasionado y soñador, vivía en la penumbra de la añoranza. Su corazón palpitaba con el recuerdo de su amada Camila, cuyo destino fue truncado por circunstancias más allá de su control. Camila, había dejado de existir en carne y hueso, pero su alma persistiría conocida como La Catrina de Otoño.

Cada Día de Muertos, cuando el velo entre el mundo de los vivos y el de los muertos se volvía tenue, Miguel Ángel sentía la presencia de Camila. En lo más profundo del bosque que rodeaba el pueblo, el crujir de las hojas secas anunciaba su llegada. 

El cementerio, con lápidas que susurraban historias de épocas pasadas, se convertía en el escenario de su reencuentro. Miguel Ángel erigía un meticuloso altar, cada detalle una promesa de amor eterno. Flores naranjas, sus preferidas en la vida, emanaban un suave perfume que llenaba el aire. Velas blancas y tilitantes rodeaban el viejo espejo que tantas veces reflejó la belleza de su amada. Y un gran sobrero negro adornaba una calavera mexicana de colores granates y naranjas en cuya boca posaba los dulces preferidos de Camila.

Con cada campanada sobre la media noche la llama de las velas se hace mas intensa y de su calidad luz emerge la lúgubre figura de la catrina, con semblante espectral y con la belleza intacta.

Los lugareños, aterrados pero fascinados por la pareja, murmuraban sobre el lazo que trascendía la barrera entre los mundos. El pacto entre Miguel Ángel y la Catrina de Otoño estaba sellado en fechas impresas en las lápidas, recordando a todos que el amor, aunque envuelto en el manto de la muerte, no podía ser silenciado.

Así, en cada Día de Muertos, los suspiros de Miguel Ángel y la melancolía de la Catrina tejían una danza eterna entre la vida y la muerte, donde la promesa de amor resistía incluso al implacable paso del tiempo. El pueblo de San Agustín, envuelto en un aura de misterio y nostalgia, guardaba celosamente la leyenda de La Catrina de Otoño, una historia que trascendería generaciones como el eco de un romance eterno.

Ver Cuadro La Catrina de Otoño de Voudou

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados